«Con gran tristeza, la casa Chanel anuncia la muerte de Karl Lagerfeld, el director creativo de Chanel Fashion House desde 1983». Así ha anunciado la conocida firma de alta costura la muerte de uno de los iconos de la moda más importantes de la segunda mitad del siglo XX.

Karl Lagerfeld, alemán de nacimiento pero residente en París, emigró a la ciudad de la luz con tan solo veinte años.  Allí, en un hospital del lujoso barrio Neuilly-sur-Seine, ha fallecido 65 años después, a los 85.

El estado de salud de Lagerfeld preocupó cuando no acudió al desfile de presentación de las colección de primavera-verano. Esto hizo saltar todas las alarmas, porque el director creativo de Chanel no había faltado a ningún desfile desde que empezó a trabajar para la firma hace más de 35 años.

Karl Lagerfeld ha sido definido por el equipo de comunicación de Chanel como «un individuo creativo y extraordinario». Según ha indicado Chanel en el comunicado «reinventó los códigos» de la vestimenta y de la línea que seguía la marca desde que su fundadora, Gabrielle Chanel, creara las más famosas piezas de alta costura: «el traje y la chaqueta Chanel, el pequeño vestido negro, los preciosos tweeds, los zapatos bicolor, los bolsos acolchados, las perlas y la bisutería».

Lagerfeld indicó cuando le preguntaron: «Mi trabajo no es hacer lo que ella [Gabrielle Chanel] hizo, sino lo que ella habría hecho. Lo bueno de Chanel es que es una idea que puedes adaptar a muchas cosas».

«Karl Lagerfeld -continua el comunicado-, una mente creativa prolífica con una imaginación sin fin, exploró muchos horizontes artísticos, incluidos la fotografía y los cortometrajes. Chanel se benefició de su talento para todas las campañas de marca relacionadas con la moda desde 1987. Finalmente, uno no puede referirse a Karl Lagerfeld sin mencionar su sentido innato de reparte y auto-burla».

El CEO de Chanel ha indicado que hoy «todos» hemos perdido «una mente creativa» a la que hace unos años dió «carta blanca» para «reinventar la marca». Hasta que Karl llegó a Chanel, la marca de lujo era considerada como anticuada.

Ahora, Chanel se queda en manos de la que hasta ahora era su ayudante, Virginie Viard. Ella ha trabajado desde hace más de 30 años con el conocido kaiser de la moda, con un objetivo marcado por la propia firma: que nunca se pierda el legado de Gabrielle Chanel y Karl Lagerfeld.

Lagerfeld muere sin descendencia. No se sabe qué pasara ahora con toda su fortuna. El diseñador era un obseso por la seguridad. Tenía verdadero miedo a quedarse ciego, razón por la que siempre iba con gafas de sol. Él mismo contó a un diario alemán el motivo de tan extravagante tradición.

Un exnovio de una amiga suya creyó que Karl era un amante, por lo que le rompió un vaso en la cabeza. Al llevar gafas, se sintió protegido, ya que según el, no podía perder los ojos, ya que era lo único que tenía para hacer el trabajo que más le gustaba.