El otoño es el momento perfecto para practicar yoga en nuestro jardín. Las temperaturas suaves de esta época del año y los colores que nos ofrece la naturaleza nos animan a disfrutar cada vez más de esta periodo transitorio en nuestra terraza.

Hoy te proponemos los mejores tips para relajarte y ponerte en forma en tu propio jardín:

El espacio

Escoge un lugar de tu jardín donde te sientas cómoda y te guste. Elige un sitio amplio, donde puedas colocar la esterilla y los muebles no te molesten al realizar las posturas.

Además, puedes decorar el espacio que has elegido. Por ejemplo, coloca plantas con flores que perfumen el ambiente, una pequeña fuente de agua que te relaje u objetos que te transmitan paz y serenidad.

Para los días lluviosos de otoño puedes trasladar tus ejercicios al interior de una pérgola. Para estos casos la pérgola View Move es ideal, su diseño permite disfrutar del cielo aún en días de lluvia. Es una solución única en el mercado, con una cobertura autoportante y dispuesta sobre una superficie plana.

Música 

Una música suave y relajante te ayudará a concentrarte en los ejercicios más complejos. Puedes hacer tu propia lista de reproducción con tus canciones preferidas o escuchar las creadas por otros usuarios en Spotify.

 Material

Si todavía eres principiante en la práctica de yoga sólo necesitas una esterilla para comenzar con los ejercicios más sencillos. Existe una amplia gama de esterillas, puedes comenzar eligiendo la más económica y renovarla con el paso del tiempo.

Poco a poco puedes ir haciéndote con el material imprescindible; dos bloques, correa, una manta y cojines. Todo este material te será muy útil para realizar las diferentes asanas.

Con estos pequeños consejos puedes comenzar a practicar esta milenaria disciplina. Anímate y ¡ponte en forma sin salir de tu casa!