Ahora que va llegando el verano, las terrazas van cogiendo protagonismo en todos los hogares frente a las demás estancias de la casa.

Pero, ¿cuál es el mejor material para fabricar muebles de jardín?

Hoy, en este post, te enseñamos los pros y contra de los dos materiales que consideramos los mejores para los muebles de jardín: la madera y el aluminio.

Muebles de jardín de madera

Los muebles de madera son los que aportan mayor clasicismo a las terrazas y jardines. Con el avance de los sistemas de producción, este material ha escalado posiciones en cuanto a resistencia y durabilidad hasta equipararse prácticamente con el aluminio.

Estas piezas son resistentes y elegantes. Transmiten calidez a cualquier terraza en la que se coloquen y suman diseños elaborados a partir de las vetas del propio material.

Pero al elegir la madera como el material preferido para los muebles de exterior, hay que tener en cuenta que se trate de una especie que sea resistente a los cambios de temperatura, humedad y que con un simple mantenimiento pueda mantener sus propiedades por mucho tiempo.

La madera que reúne los mejores requisitos para ser la reina de los exteriores es la teca. Y ya, si procede de zonas de tala controlada como la de GreenDesign, sus propiedades son indudables.

A pesar de que esto es público y notorio, muchas empresas siguen ofreciendo a sus clientes muebles de madera de pino. GreenDesign no recomienda este material, ya que suelen astillar y pudrirse con el paso del tiempo.

El mantenimiento que requieren los muebles de teca natural de GreenDesign es mínimo: una vez al año, se han de hidratar sus fibras con aceites naturales para que recobren su color y darle un toque de protección extra frente a los rayos ultravioleta.

Muebles de jardín de metal

El otro material rey de los que trabaja GreenDesign es el metal. Ya sea hierro o aluminio, este material también está muy presente en la mayoría de nuestras terrazas, ya que la maleabilidad del material hace que se puedan fabricar diseños arriesgados.

La ventaja del metal frente a otros materiales, es que puedes jugar con los distintos acabados, amén de su resistencia al exterior y la imagen rústica que transmiten estén donde estén.

El mantenimiento de estas piezas es nulo, ya que sólo hará falta retirar el polvo como un mueble normal.