¿Alguna vez has pensado en crear un ambientador para exterior para tu terraza? En los meses de frío puedes seguir disfrutando de tu terraza gracias a las pérgolas View, ya que disponen de uno de los sistemas de cobertura para jardines de invierno más innovador y exclusivo.

Estas pérgolas crearan en tu zona outdoor un lugar donde relajarte y disfrutar, incluso en los días de lluvia. Para crear un ambiente aún más especial puedes perfumar este espacio con tus olores favoritos. Realiza estos ambientadores home-made que darán a tu patio un aroma único y sorprendente. ¿Te apetece probarlos?

Tipos de ambientadores para exterior

Perfume de hierbas aromáticas

  • Uno de los ambientadores de exterior más sencillos que podemos realizar, pero con un aroma suave y duradero. Escoge tus hierbas aromáticas preferidas, puedes mezclarlas con pequeñas flores, introdúcelas en un frasco de cristal durante una semana.
  • Remueve la mezcla cada dos días.
  • Pasada una semana añade unas gotitas de esencia, por ejemplo de vainilla.
  • Cerramos muy bien el frasco y dejamos reposar durante un mes. Es conveniente remover la mezcla también en esta fase.
  • ¡Ya tenemos listo nuestro ambientador! Disfrútalo en tu terraza durante meses.

Colócalo en alguna de nuestras mesas de centro para terrazas, además de impregnar el ambiente con un perfume único, te servirá como una pequeña decoración.

Ambientador de café

Si por otro lado eres un coffee lover, nuestro siguiente ambientador te va a enamorar…

  • Tan solo tienes que abrir una cápsula de tu café preferido.
  • A continuación escoge un retal de tela suave y envuelve la cápsula.
  • Ata un pequeño cordel en forma de lazo para sujetar la tela alrededor de la cápsula.
  • Puedes realizar esta operación varias veces, con diferentes colores de tela. Después introdúcelos en un jarrón de cristal y tendrás listo tu ambientador y una estupenda decoración.

Sorprende a tu familia y a tus invitados con estos ambientadores para exterior, que llenarán tu espacio outdoor de aromas increíbles. ¡Pruébalos!